norandino texto8

“Atentos a los nuevos signos de los tiempos asumimos con audacia la llamada del Evangelio a renovar nuestras vidas. Esta llamada nos impulsa a privilegiar creativamente nuestro compromiso educativo con los más vulnerables y los pobres. Dicha renovación implica un proceso dinámico de conversión apoyado en el discernimiento y el diálogo. Necesitamos volver a dar razón de nuestra fraternidad, asumiendo nuestro itinerario desde la historia de la salvación. Esta dinámica debe permear la puesta en práctica de nuestros proyectos personales, comunitarios y distritales, aun en los Distritos que envejecen, con ayuda de un adecuado acompañamiento pastoral y administrativo”.